jueves, 14 de octubre de 2010

¡Que los cumplas (in)feliz!

Me cae terriblemente mal la gente que habla del secundario como "Su época de oro", me caen mal los que abusan del plateado, los conservadores, los católicos ortodoxos, el 60% de mis parientes, el 3% de mis amigos, los que sacan conclusiones anticipidas, el 98% de los catalanes, muchisimos españoles, gran parte de las quinceañeras, todos los que me preguntan "¿Y por qué no tenés novio todavía?", 550 de mis contactos de messenger, me cae mal el fútbol del domingo, el helado de "Kinotos al Rum", los yogurths con sabor a "tarta de..." y me cae especialmente mal la cerveza caliente o el bizcochuelo medio crudo.
Pero nada, absolutamente nada en el mundo, ninguna de las cosas mencionadas arriba, ni siquiera todas esas cosas juntas, me caen tan mal como los cumpleaños. Los cumpleaños son, junto con el invierno y Twitter, una de las pocas cosas que me doy el lujo de odiar con pasión. No solo no me gustan los cumpleaños, ni es que no me simpatizan los cumpleaños, yo ODIO los cumpleaños, siendo mas clara: Si los cumpleaños tuviesen un perfil en Facebook no solo ignoraría su solicitud de amistad si no que los denunciaría por deprimentes e inútiles; si los cumpleaños fuesen mi vecino les tiraría la caca de mi perro en su patio y si los cumpleaños fuesen mi compañero de clase le quemaría los apuntes.
Empezando por el principio festejar el cumpleaños no tiene mucho sentido, las fiestas sorpresas, que ya de por si tienen un nombre bastante enfermito, me recuerdan casi en retrato espejado a algúno que otro documental de Discovery Channel en el que una tribu milenaria sacrifica seres humanos con un fin que aunque se lo expliquen, uno no termina de entender.
Dar tu propia fiesta también es de lo peor, estoy convencida que quienes festejan su cumpleaños por motus propio o nunca se lo pensaron o su ego es del mismo tamaño que un dirigible (uno de los grandes). Me están hablando seriamente?
Solía decir que solo me molestaba mi propio cumpleaños (día/semana en la que me deprimo y me pongo particularmente agresiva) pero es hora de que hable francamente y asuma que detesto todos los cumpleaños y ese personaje que los cumpleaños generaron: El "Cumpleañero" ese que puedo amar el resto del año, puede ser mi madre, mi hermana o mimejoramiga, en su aniversario de nacimiento me resulta completamente insoportable, el "cumpleañero" me da ganas de vomitar y atormentar al mismo tiempo.


- Hola, te invito a mi fiesta de cumpleaños.
- Para qué?
-Para festejar qué es mi cumpleaños.
-Y?
- Y que es el día en que nací.
- Asumís que es motivo de festejo para el resto de nosotros que EXISTAS? De verdad pretendes que cancele mis planes
(Ver una pelicula en pantuflas), me bañe, te compre un regalo y me ría con gente que probablemente no conozca.
- No hace falta que traigas regalo, a mi eso no me importa, yo quiero estar con "todos los que me quieren".
- No querés regalo? "todoslosquemequieren" Ayy pero que original que sos Madre Teresa, que sigue "Lo que importa es lodeadentro"? Haceme el favor.


Y tengo la extraña e inexplicable sensación de que cada vez me invitan menos a este tipo de eventos.

miércoles, 28 de julio de 2010

A ver decime, Qué te gustó de nuestra propuesta?

Hace un par de días salí de bañarme y mientras me ponía uno de esos de todos los días, liso y aburrido pensé: "Tal vez hoy debería ponerme mi corpiño nuevo, después de todo es tan lindo que alguien lo tiene que ver". Y ahí, justo ahí, es cuando decidí que la mejor forma de darse cuenta de que tu vida sexual es penosa es cuando estas considerando ponerte tu mejor ropa interior para visitar a la endocrinologa (es mujer, yo heterosexual y por si eso fuese poco no esta buena de todos modos).

Y no es la primera vez que algo así pasa, sucedió hace no mucho tiempo que me puse crema de manos "delabuena" para una entrevista de trabajo, como si eso fuese a curar mi espantosa manía de ponerme nerviosa ante cualquier personal de RR HH a punto tal que mi tono de voz alcanza niveles tan bajos que resultan imperceptibles al oído humano o, incluso, canino. Tuve entrevistas de trabajo grupales, individuales, para trabajos que realmente quería y para otros que no me interesaban en lo mas mínimo, jóvenes entrevistadores, ancianos y un hombre en plena crisis de la media edad; y en absolutamente todas tengo los mismos idiotas síntomas de las piernas flojas, el ojo que tiembla, el pensamiento en otra cosa y una cara de miedo que no me gustaría encontrarme sola.
Por si todo eso fuese poco, después de tan desagradable despliegue estético y mientras mi entrevistador pone un enorme CERO justo al lado de "presentación adecuada" cuando abro la boca la cosa empeora, quiero decir que se pone fea de verdad: Digo siempre lo que no tengo que decir, digo cosas como "Si, muy lindo", "No se bien" o "Y... puede ser", son tan inadecuadas en una entrevista como lo son las palabras moco, diarrea, o la frase "Subirá por tus NALGAS" en una primera cita.
Las preguntas simples son otro tema, deberían estar prohibidas por ley en una entrevista laboral, son, en mi opinión, examenes encubiertos medidores de estupidez en los que siempre debo tener un obvio diez en sus malditas planillas, respondo "Si, si" cuando me preguntas con quien vivo o "Gracias, muchisimas gracias" cuando me dicen "Te abro la puerta con este botón cuando llegues abajo".

Ni hablar de que debería ser muy fácil, siempre se pregunta lo mismo, ya tendría que saber de memoria como contestar cual fue mi último trabajo, que voy a estudiar, con quien vivo, a que colegio van mis hermanos menores, cuantos colectivos pasan por mi casa, que hacen mis viejos y por qué quiero trabajar "ahí", siendo esa la mas ridícula de entre todas las anteriores, nadie tiene pasión por vender remeras, servir café o derivados, necesito y quiero trabajar, vine por que me llamaron y por que apliqué a casi cualquier lugar dispuesto a recibir mi currículum, esa es la verdad, no moleste.

Muchos hablan de ser empleados como lo peor que les puede pasar, otros sueñan toda una vida con un negocio propio, yo, por mi parte, a esas dudas y sueños no me los puedo plantear; en vista de que jamás voy a conseguir un trabajo por medios convencionales ser independiente no es necesariamente mi elección, a esta altura es mi ÚNICA opción.

lunes, 24 de mayo de 2010

Las entradas tipo diario intimo estan subestimadas, pucha

Algunos adolescentes transitan por el secundario sin tener la mas pálida idea de lo que quieren estudiar cuando terminen, y desde los trece tratan de evitar la cuestión hasta que a los dieciocho y bajo una presión invisible se inscriben en un terciario en "Marketing" o empiezan a trabajar en la ferretería del tío que les da una mano.

A mi eso no me pasó, no señor, yo siempre tuve muy claro lo que quería hacer, es más, desde los cuatro años que cada día tengo muy en claro que quiero hacer "porelrestodelaeternidad". El problema es que mi proyecto de futuro, eso de lo que estoy segurísima, cambió, en los últimos dieciséis años, unas 64 veces.

Es por eso que cuando termine el secundario, a pesar de estar "convencida" de querer estudiar antropología dedicarme a ser profesora "por amor al arte" (por que por el dinero evidentemente no era), decidí tomarme el famoso año sabático, que no es otra cosa que una mera excusa de los alumnos vagos para prolongar su vida de adolescente. Trabajé durante el verano, tuve un padre generoso y me fui a Europa por seis meses. Lo seis meses se transformaron en ocho, los ocho en diez, los diez en doce, y ya hace diecisiete que terminé el colegio, volví de viaje hace dos semanas, lejos de haber descubierto la verdad sobre la formula de oro, un nuevo y millonario negocio o al menos una carrera que me vaya a calzar perfecto. Y ni hablar de que estoy en mi segundo año sabático desesperada por querer ir a la facultad y averiguando sobre acelerados de Alemán en al UNC como "para hacer algo". Hasta sigo soltera, tan soltera que jamás en mi vida cambie mi status en facebook a, al menos, "En una relación abierta" (si, oficialmente me he convertido en la clase de persona a la que le tengo un poco de lastima).

Llegué a Alemania hace mas o menos un año, en la época de las frutillas y los espárragos blancos feliz como lombriz en un país de gente rara que después iba a decidir como favorito. Paseando por Alemania termine visitando Italia y como los fondos eran cada día menos de ahí viaje a Madrid en donde trabajé, solo por la noche de la marcha del orgullo gay (en un restaurant, che!). Como era verano me mudé con mi tío a la Costa Brava en donde conseguí otro trabajo en una pizería. Pasó lo de siempre con los parientes chiflados, a los dieciocho y lejos de tu casa dos adultos desequilibrados hacen un esfuerzo sobrehumano para quemarte el cerebro y arrastrarte a su precario estado de salud mental, hasta que una tiene que escapar de un día para el otro a la casa de la cocinera de su trabajo, tomarse un avión de vuelta a Alemania, que en el trabajo todavía te deban casi 800 euros que jamás viste ni verás. Nada del otro mundo que uno no pueda esperar de los malditos parientes chiflados y que no pueda superar con una pequeña dosis de... bueno de estar bien lejos.
Conclusiones hasta el momento: Los alemanes no saben hacer facturas, el 70% de los españoles me cae mal, y los catalanes me caen peor que la mayoría de las quinceañeras (eso me incluye a mi cuando tenía quince años, naturalmente).
Después de dos semanas de recuperación en la bella Alemania partí a Inglaterra en donde viví muy divertidos ocho meses con una amiga, alquilando un departamento, trabajando como nunca y bebiendo cantidades de alcohol que no son propias de una señorita. Fruto de una larga y aburrida historia que a nadie le interesa escuchar hice el camino inverso, me fui a España, volví a Alemania y me tomé mi vuelo TAM de vuelta a casa.

Y volví, con mas preguntas con las que me fui, mucho menos convencida de las cosas que me fui a "aclarar" pero muy, MUY conciente de que aprendí un montón... aunque todavía no tenga bien en claro que es todo eso que aprendí.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Es un tramite

Vivir con alguien que perdio la fe en la humanidad y ya no tiene esperanzas en la raza humana puede ser un tanto dificil, especialmente si una tiene la madurez mental de un niño de 7 años y cree que la forma en que funciona el mundo y la forma en que todos se mueven es algo fascinante, hasta gracioso; no por que haya vivido en una cabina de telefono los ultimos 15 años y no tenga idea de lo que esta pasando, claro que yo tambien pienso que estamos perdidos, arruinados y que en 50 anos vamos a haber acabado con la mayoria de los recursos naturales del planeta, pero aun asi, con la forma en que nos movemos, la mecaninca del cuerpo, nuestro siempre egoista actuar e incluso nuestra corrupta e hipocrita forma de consumir, si, con todo eso "la gente" me sigue pareciendo fascinante. No me deja de sorprender, e incluso cuando todo se vuelve tan igual que siempre, cuando siento que ya nada me sorprende, cuando se exactamente que me van a decir, eso mismo, me parece una genialidad.
Cuando era chica me pasaba y nunca me dejo de pasar, aunque suene cursi y navideño es asi; aunque claro, cuando era chica las cosas eran mucho mejores por que mi imaginacion era muchisimo mas poderosa (no se puede pelear con los años, que te dan madurez, aunque no sepamos para que sirve, y te sacan la brillante imaginacion un poco mas cada dia), por ejemplo, estuve convencida durante muchisimo tiempo de que "los tramites" no exisitian, eran una mera excusa de los adultos para dejarte en casa a la mañana mientras se iban a hacer todo tipo de cosas chifladas y divertidas, mientras mi vieja pagaba la luz o autorizaba una radiografia en la mutual yo estaba en casa pensando en reuniones secretas de adultos escuchando musica de los '80, tomando muchisimos cafes y hablando de sus hijos (ya se que es un poco limitado pero eso era para mi lo que los padres podian llegar a hacer, nada mas, si rehiciera la fantasia tal vez habria alcohol, drogas y alguno que otro enano de circo involucrado). Despues empeze a leer Harry Potter, me olvide de eso, y desde los nueves mi fantasia recurrente empezo a ser la carta de Hogwarts que, por supuesto, nunca llego.
Ahora que ya no leo Harry Potter y vivo sola los tramites me tocan a mi y me siento en el deber de ir por la vida (a riesgo de que me encierren por desequilibrada) agarrando a cuanto niño se me cruze para gritarle que los tramites si existen y que son, por lejos, e incluso teniendo que lavar la ropa en un invierno en el norte, la peor parte de ser adulto: Odio hacer tramites, odio el sistema, odio firmar contratos, odio tener muchos papeles que guardar, llenar formas, pagar el alquiler, los impuestos, quiero ser una indocumentada, vivir en una cueva en la montana y alimentarme de frutos salvajes, si, eso mismo, ESO MISMOOOOO.

viernes, 21 de agosto de 2009

Complicados... Por naturaleza?

Lo que hemos perdido con los años es, sin dudas, la simpleza.
Los expertos hablan de cuan desastroza es la "era del consumo" en la radio y, nosotros, la prole, asentimos escuchando al experto en el auto de camino al shopping.

Pero no quiero adentrarme en cuestiones tan profundas, si supiera como hacerlo ya estaría hablando en una radio mientras me escucha la prole en sus autos de camino al shopping.

Tampoco quiero hablar de que ahora parece ser indispensable un PLASMA para sobrevivir en un hogar por que es un ejemplo tan trillado que nadie me prestaría atención (debe de estar comprobado que preguntar por sociedad de consumo y recibir como respuesta algo relacionado con un plasma o un celular es lo mismo que preguntar por una herramienta y un color y recibir por repsuesta MARTILLO ROJO).

Quiero ir, todavía, a algo mas cotidiano, quiero decir: Se dieron cuenta que tan dificil es comprar un Shampoo? Ya no existen Shampoos normales, antes de comprar un shampoo tengo que hacer un analisis toxicologico-estructural de mi pelo para determinar a que tipo pertenece, ya ni siquiera sabemos si nos va a sacar la mugre, los shampoos para pelo sucio no estan mas en el mercado; y la crema enjuague? YA NO EXISTE MAS, DIRECTAMENTE! Es acondicionador ahora, imposible desenredarse el pelo sin someterlo a un tratamiento intensivo. Ni hablar de si uno quiere lavar platos, los nuevos detergentes hablan todo el tiempo de cuando buenos son para tus manos, MIS MANOS? YO QUIERO LAVAR LOS PLATOS; LOS PLA-TOS!. La comida es otro tanto, suponiendo que exista un grupo de personas crionizadas por veinte años, despiertan y quieren un yogurth: O terminan derecho en el inodoro, o se pasan dia y medio en el supermercado decidiendo cuantas proteinas son las que su cuerpo relamente necesita, ya no estamos comprando yogurths, mas bien estamos comprando combos vitaminicos o laxantes con sabor a ciruela; No podes comprarte un par de zapatillas para correr, ademas, dicha zapatilla, tiene que respirar, amortiguar y masajear tu pie.

Ese es el problema al final, no es que cada vez estemos peor, es que cada vez estamos mas complicados.

domingo, 16 de agosto de 2009

Lo que hay para decir sobre el mesnefasto

Hay muchas cosas que me dan bronca, me da bronca cuando me contestan "Y bueno, yo soy asi", me da bronca que me toque viajar con bebés (despues de todo: Para que se los llevan de viaje?), me da bronca pelearme conmigo misma, ponerme insegura, las viejas que usan Push-Up, la gente que me quiere evangelizar para que vaya a la iglesia, coma carne, sea una persona ordenada, o me compre mas ropa. Me da bronca cuando alguien dice "Lo importante es que estemos todos bien de salu` " o "Con tal de que sea sanito". También me da bronca que desde que salió "Activia" la constipación intestinal parezca ser el único problema de las mujeres en el mundo.

Aveces me pongo a pensar cosas raras cuando no debería, y hago planteos del tipo "Que cosa extraña los niños no? Me dan impresión" A compañeros de trabajo que me miran con cara de: "Pasame la Coca-Cola que la mesa esta esperando", mientras piensan simultaneamente que no tengo remedio y que lo que estoy diciendo no les interesa en lo mas minimo.

Pero en raras ocasiones pienso cosas que tienen, tambien, sentido AFUERA de mi cabeza (son las menos) y pienso lo que todos ya pensaron alguna vez y yo descubro recien ahora (aprendí a no sentirme mal por eso).
Después de un mes nefasto solo puedo concluir en que no existen meses completamente nefastos. En que cuando no tenemos problemas nos los invetamos (la constipación intestinal es el mejor ejemplo), es nuestra naturaleza y no deberiamos preocuparnos por eso, los problemas inventados no son acumulativos, desaparecen al momento en que los "deverdad" se presentan en escena. Aún asi no quiero pecar de pesimista, justo yo, que me rio hasta de las situaciones mas extremas (si, eso va desde simpatico a desubicado).

Lo que pasa es que a veces no nos pasa nada y tenemos cosas importantes para decir. A veces por temas pequeñitos nos metemos en las discusiones mas acaloradas y pasionales. Y aveces nos pasa de todo y nos pasa todo eso pero al reves: Hoy me pasa al reves.-

martes, 21 de julio de 2009

Contamos al reves

Sabemos que las cosas cambian sin que nos demos cuenta, no quiero repetirme, estoy segura de que por ahí lo dije, o lo soñé o lo charle con mi almohada que es mi máxima en confindencias.

Prefiero esos cambios paulatinos a los cambios desorientadores. ¿Por qué no puede uno establecer una verdad objetiva sobre el "que hacer"? No pido solución a todos los grandes dilemas, solo algo de orientación. Una orientación que dificilmente pueda encontrar rodeada de Catalanes que hablan solo catalán y extranjeros que no sabemos catalán por que llevamos poco tiempo aquí o por que no soportamos a los catalanes (me incluí en ambos grupos, si, fue adrede). Pero así se transita (por la playa), tal vez sin que me de cuenta, estas cosas (que después de todo no son ni un poquito desagradables) me enseñen mas de lo que parece, o no, o es solo un consuelo de idiotas que es lo mas probable.

La vida en la escuela primaria (y hasta la del secundario, solo que no la cuento por que el acné de la adolescencia no nos permite pensar de verdad) era mas o menos así. Estaba perfectamente orientada, sabíamos en el fondo que habría problemas, pero bien por la superficie los niños son sabios personajes.
Incluso el jardín de infantes, en donde los varones se enamoran de la maestra y las niñas... de ellas mismas, ¿Cuando se ha visto a un Infante de 5 con problemas de auto-estima? Además a los cinco todos tenemos muy claro que queremos ser. Yo estaba mucho mas segura que a los 18. Encontraras en un Jardín muchas mas personas seguras de saberse futuras maestras, medicas, actrices, bomberos o (aunque que pese) policías que adolescentes de 17 con la misma seguridad inscribiéndose en una carrera.
¿Que otra prueba de que las personas decrecemos? La única conclusión potable es que con los años nos volvemos mas y mas estúpidos, perdemos la simpleza y nos ponemos un poquito mas feitos cada día desde los 6 en adelante.
Ya hablé de involución, ahora tengo la irrefutable de decrecimiento... ¿No será que en realidad estamos a contra-mano y contamos para atras?

domingo, 21 de junio de 2009

"Laspequeñascosas"

Yo simplemente me cago en el ESTUPIDO que dijo "La felicidad esta en las pequñas cosas" ¿Qué se supone que son las pequeñas cosas? A mi "laspequeñascosas" nunca me sirivieron para nada.
Digo mas, el BOBITO este seguro era la clase de persona que se encuentra $100 en un parque, gana la bicicleta en el sorteo del colegio, va a un canasto de ofertas y encuentra maravillas (mientras que el resto de los mortales solo nos encontramos con saldos de 1990), nunca llueve en su cumplea
ños, no le toca esperar el tren, cuando compra gomitas "Mogul" le tocan todas violetas, conocen al amor de sus vidas en en un avión, etc, etc, etc, y así podría seguir nombrando pequeñas cosas que le pasan a dos, tres o cuatro pesonas por contienente que de verdad pueden profesar esa frase, que de verdad les salen bien TODAS esas que llaman "laspequeñascosas". El resto solo lo dice por la misma razón en que se empeñan en creer que puede existir una cosa tal como el "amor a primera vista" (la sola proununciación de la frase me da nauseas) por que suena bonito, nada mas.

Por mi parte soy como esas personas a las que las peque
ñas cosas les salen bien, si, pero al reves, yo creo que prefiero encontrar la felicidad en grandes cosas como una gran familia, grandes amigos, enormes proyectos, simplemente por que el cosmos no esta organizado para que las cosas me salgan bien. Si las cosas salen como yo quiero no es por otra razón que por que puse mucho empeño en que así sea (digamos que no me queda otra). Es mas, aveces pienso que las Leyes de Murphy fueron pensadas en base a gente como yo; somos esa gente que pierde plata a la primera oportunidad y jamás vuelven a ver a un chico que conocieron en el coelctivo; que de chica le tocaba ser el Power Ranger azul (ni siquiera la amarilla, era fea pero al menos no perdias tu dignidad) cuando jugaba con sus amigos del barrio.
Es mas, por las dudas, por si fuese poco, a pesar de que Argentinos se han ido por años y años al viejo continente sin otra cosa que trabajos éxitosos (o al menos mediocres), justo el que decide hacer lo mismo, la crisis financiera parece ser peor que durante la segunda guerra mundial. Maldita mala suerte!

sábado, 13 de junio de 2009

Es como una red social, pero al reves

A mi Facebook me da un poco de miedo.

La tele es una cosa. El televisor es un endemoniado aparato que no sirve para nada en el que uno "compra" productos que no necesita y recibe cosas que necesita menos aún. La televisión solo es útil a las 7 de la mañana para mirar publicidades larguisimas de "Sprayette" , medio borracho, mientras se rie un rato de los pantalones muy ochenta´s y la blusa de profesora de secundario de la conductora, cuando, en un mal doblaje, nos muestra las 77 formas de cortar un pepino con el Wonder Magic.
Aún así con la tele me pasa como con los caramelos Media Hora, no se por que estan ahi pero no me hacen daño.

La tele tiene esa otra caracteristica común con los Media Hora y es que la gente o los ama, o los odia. No existen puntos medio para los caramelos y menos para la television. Puedo no comer esas imundicias y tambien puedo dejar de mirar la caja electronica y la vida sigue.

En cambio Facebook es otra cosa, no digo "Internet", hablo especificamente de Facebook. Si pensaba que latelevisión era malvada, si creia que los mosquitos eran molestos, entonces es por que no conocía a Facebook.
Mi relación con Facebook se parece a la relación amor-odio que tienen los mexicanos con los norteamericanos, o a la relación que yo misma tenía con mi vieja a los 15.
Facebook junta todos mis miedos y los va agregando como nueva función cada semana; hace que me entere de cosas que no me ineteresan en lo absoluto, sobre personas que me ineresan aún menos, y yo estoy ahi, leyendo los poemas mediocres de un peruano, hablando de casamiento con un arabe o lo que es peor, viendo las fotos de un poco agraciado ser humano que esta convencido de ser el George Clooney de la nueva generación.

Todo eso es medianamente soportable, puedo vivir sin saber por que hago esas cosas y seguir chateando con mis amigos mientras no me funcione el messenger.
Lo que realmente no logro comprender es por que me tiene que enfrentar a esos fantasmas de mi pasado. Por que tengo que saber exactamente en que sexualmente retorcida/ materialisticamente religiosa /mistico sadomasoquista descubrimiento terminaron mis compañeros de primaria? Si no nos vimos en los últimos ocho años, no será por que de verdad no queriamos saber nada del otro?
A mi no me interesa saber que es de sus vidas, para descubrir que la que era un parasito lo sigue siendo, y que la que daba picos a cualquiera en el semaforo es, inevitablemente, una puta.
Yo QUIERO seguir preguntandome: Qué será de la vida de Marcelo Cañas? o si Cecilia Martinez habrá quedado embarazada.
No se que retorcido fantasma es el que de verdad me persigue, no lo se, pero yo, señor, EXIJO no saber.

martes, 9 de junio de 2009

Hablemos de mitos, o de prejuicios, ¿Que acaso no es lo mismo?

Lo gracioso de estar en Alemania es que me siento en otro lado.
A cada prejuicioso argentino que me adviritio sobre la frialdad de los germanos en este lado del charco, tengo que decirle que creo que no he llegado a donde creí que vendria, me dicen que es Alemania, pero aparentemente no lo es, simplemente por que de TODOS los alemanes que conocí ninguno es como se supone que son "todos" los alemanes. Ninguno se llama Otto, las mujeres no llevan Grettel como nombre de pila y todavia no me secuestró ningún neo-nazi para llevarme a una aterradora camara de gas por sudaca, tampoco caminan desnudos por la calle con naturalidad, ni me retan cuando cruzo en un semaforo en rojo, los alemanes son gente adorablemente normal, que debe pensar cosas horribles de mi por cruzar donde y cuando no debo y que habla en un idioma en el que no logro separar las palabras dentro de las frases.
Claro que empeze a dudar de otros mitos, no es que sea desconfiada, pero ahora tengo mis razones para dudar de la suciedad de los Franceses, la brutez de los españoles o, incluso, las maravillosas pastas Italianas. Como nos guta hablar al pedo.
Por otra parte las cosas van bien, muy bien, si apartamos el minimo detalle de que el aleman me revuelve el estomago, compré desmaquillante para "pieles maduras" (traducción literal - ¿Cómo voy a saber?) y alquile no otra cosa que malas peliculas guiada solo por la belleza del actor principal, imposibilitada de leer el argumento.
Y descubro que es cierto, no se nada, pero todos los dias aprendo cosas nuevas.

martes, 2 de junio de 2009

Carajo Mierda

Soy perfectamente conciente de que me ausente, podria poner al menos siete excusas que suenan (dos o tres a lo mejor son ciertas incluso) muy creibles, pero el problema es que en verdad estuve escribiendo mucho en este tiempo, estuve escribiendo un monton, un monton de porquerias eso si.

Por lo pronto me encuetro del otro lado del charco escribiendo (mal) en un cuaderno sobre los locos y ordenados alemanes que, de verdad, no tienen desperdicio. Debe ser por eso, por que en este pais todo esta tan ordenado que la cabeza se me hizo un colectivo en hora pico. O tal vey sean las escaleras, son tantos que tienen que ocupar la atmosfera, todo hacia arriba; o su exagerada variedad en cervezas.
El culto exagerado al consumo, los productos nuevos que me hacen querer soplar hacia el oeste mis ideas politico-sociales y en un inesperado acto de machismo me encontrare a mi misma, tal vez, planteandome seriamente la idea de casarme con un turco viejo (esperemos que sexualmente disfuncional) que me compre todas estas cosas que no necesito para nada. Mejor volver a ordenarse como las calles y las leyes germanas antes de que tales cosas puedan suceder.



Lo mas importante: Quiero mis enie, todas las enie, quiero enies, es una bella letra.

lunes, 11 de mayo de 2009

Solteras sin remedio

Estar soltero es una elección, he visto psiquis de lo mas limitadas con pareja, personas con el Índice de Masa Corporal mas alto que el de Godzila con pareja, narigones, naricísitas, egoístas, fracasados, personas carentes de aspiraciones, aburridos, infieles, psicótiticos, ancianos con pareja, he estado cerca, escuchado, conocido al conocido de o visto en Telenoche 12 al menos un caso de cualquier lacra social que consigue pareja. Después de todo nadie discute que "hay gente para todo" o "Siempre hay un roto para un descocido".

Visto eso resuelvo que quien sea en este mundo que este solo simplemente es por que así lo quiere (psicólogos con explicaciones técnicas y retorcidas ABSTENERSE).
Es mas, la única razón por la que no golpeo con un fósil de murciélago a cinco jóvenes solteras de 18 años que eligen pasar una noche de mayo y encima el día DOMINGO auto-compadeciendose en lugar de mirar una película con una ser rebosante de testosterona es por que yo estaba entre ellas.

Creo que en cierto punto se dieron cuenta las solteronas prematuras cuan triste era todo eso, y de que difícil es ahora volver atrás en estos pasos que dieron, firmes pasos sobre la elección de ser solteras (hasta sospesamos la posibilidad de preferir el siglo pasado en donde nuestro padre nos hubiese cambiado por un par de vacas y un kilo de arroz por un semi-respetable granjero. Hubiese sido, al menos, simple); pero la intención de darle un vuelco a la situación estuvo, el problema estuvo en que buscar compañía un domingo a la noche en un pueblo estancado es, en realidad, mas o menos como querer ser famoso e irte a vivir al Desierto de Atacama.

A continuación un fragmento literal:

Sujeto uno: Hoy vi un Hippie en el colectivo y me enamoré. Tenia artesanías vamos a verlo a a feria. (estudiamos cual camarografos de National Geographic que las solteras sin remedio empiezan mal, por eso terminan mal, ya sabemos que lo que empieza mal termina mal... y lo que empieza bien, en la mayoria de los casos también, pero eso es otra cosa).

De mas esta decir que "El Hippie" no es hermoso como Hugh Grant, es simplemente lindito; además no se baña en, por lo menos, una semana y vende algo inentendible que todavía no sabemos si son condimentos para ensalada o decoración de Living.
Esos detalles "menores" están dispuestos a sortear las solteras, lo que se hace casi (y digo casi) intolerable es el hecho de que cuando el hippie ríe al hippie le faltan los dientes de adelantes, dos, tres o cuatro, tiene un agujero importante.

Como El Hippie ese domingo tuvo varios mas, un pre-adolescente con buen futuro, cinco metrosexuales mal educados, un hermoso y joven señor que parecía el actor protagonista de una comedia romántica (si exceptuamos el hecho de que tenia esposa e hijo era perfecto), y un adicto al Tetris que se durmió en su auto.
Por eso me parece que estar solo es una elección pero conseguir candidatos decentes (o al menos enteros) sigue siendo difícil y sigue siendo cuestión de suerte.


Mujer Soltera vive con 130 Gatos

domingo, 26 de abril de 2009

El día que perdí el respeto


Nunca me consideré una ignorante, tal vez si lo sea al lado de los niños estrella que visitaban a Susana Gimenez, super-dotados de cuatro años que sabían el planisferio de memoria y el numero de teléfono de todos los "Rapi-Piza" de Capital Federal. Pero hoy, tuve un lapsus de ignorancia, simplemente me olvidé, o me olvidé de acordarme lo que sería muchísimo peor, pasó mientras Alejo, uno de mis hermanos, hacía la tarea.

Creo que lo mejor de ser hermana mayor es que siempre tiene una un espacio a donde recurrir en donde va a ser sabia, grande y hermosa (y sobre todo sabia), no importa que tan mal le haya ido a una en el trabajo, cuanto te haya pisoteado un ex-novio, como te haya tratado la cajera del super, humillado un profesor o fallado un examen; cuando se tiene hermanos menores siempre puede uno volver a su casa y sentir que se tanto como el pedestal al que lo han subido.

Pero hoy Alejo me hizo esa pregunta, esa pregunta maldita: me preguntó si una serpiente es un vertebrado. Me preguntó si las serpientes tienen columna vertebral, no hay intenciones escondidas, ni doble sentido (ni siquiera me preguntó de donde vienen los bebés) y yo le contesté, como quien no quiere la cosa, que NO, que las serpientes no tienen vertebras, como si fuesen los pobres bichos una masa amorfa de gelatina, y después (por que ni siquiera una ignorante confiada pude ser) lo busqué en google, no lo puedo seguir negando, google resuelve el 87% de mis problemas (del 13% restante, 10% se soluciona con una Cafiaspirina y para el otro 3% deben de existir, también, medicamentos, que aún no empezé a tomar).

Es un día muy triste el de hoy, yo no se si me estaré enfermando (de la cabeza, por supuesto), o si realmente me estoy desacostumbrando a usarla, será el día de mañana cuando mi hermano me pregunte por el día de la independencia y yo le diga 4 de julio por que eso es lo que google tiene para ofrecerme, es mas, presiento que la semana que viene ya me voy a olvidar que el Himno Nacional fue escrito por Vicente Lopez y Planes y la próxima lo que es un logaritmo.
Es de verdad, todos los expertos e insoportables adictos a los noticieros no pueden equivocarse, la tecnología embrutece y yo lo comprobé de la forma mas cruel.

jueves, 23 de abril de 2009

Elenco de enfermos


¿Que clase de híbrido/animal
eran Los Pitufos? Digo, Por empezar eran azules, no se me ocurre en este momento un animal terrestre azul (tal vez un lagarto asiático archivado en mi memoría en "Documentales de Discovery.jpg" pero no).
¿Y Goofy? El perro de la historia es Pluto,¿Que se supone que es Goofy? Y en el caso de que Goofy también sea un perro: ¿Por qué se discriminaba al pobre Pluto? Si ambos son perros ¿Por qué Pluto duerme afuera? ¿Será por qué no sabe hablar? Y, ¿En donde quedó la proporción de los animales en Disney World, desde cuando un roedor tiene el mismo tamaño que un can?
¿Qué decir de "La Vaca y el Pollito"?, había algo desubicado en esa serie aunque no logre dilucidarlo. Creo que si Walt Disney en su camara frigorifica hubiera visto esta serie, posiblemente hubiese decidido dejar de crionizar su cadáver (me da igual si la historia de Disney-congelado es cierta o no, yo me la creo y fin del dilema
), a fin de cuentas para ver en que se convirtió el futuro es preferible no depertar. Su epitafio hubiese sido algo parecido a "Si La Vaca y el Pollito son el futuro entonces prefiero morir definitvamente en la locura de creer que ratones pueden dominar a perros y los patos pueden hacer mucho dinero como el Tío Rico" (soy conciente de que es epitafio es muy largo pero la gente con mucho dinero puede hacer lo que sea).
Acá hay algo que no funciona bien, mi generación esta perdida, hay cosas de los niños que ignoramos o cosas de la propia infancia que aveces me parece que preferimos ignorar, como la evidente costumbre de Bugs Bunny de travestirse o esas preguntas incomodas que hicimos sobre sexo alguna vez. Preferimos tener esa imagen de nosotros mismos, esa imagen inmaculada y pura, esa manía de ser niños santos, aunque sea imposible haberlo sido con la cara pegada al televisor y el televisor con una imagen full color de la parte de atras de este ser demoniaco:

sábado, 11 de abril de 2009

Todos queremos pintar

Hay cosas que están hechas para unos pocos elegidos, cantar, bailar, pintar, escribir, tocar la viola o pasear perros están entre ellas. Lo que no necesariamente quiere decir que solo esos pocos elegidos sucumban sus vidas al don del arte de tirar pintura en un lienzo y lanzar alaridos frente a un micrófono. Hacer arte esta de moda, esta de moda ser pintor, estudiar cine te hace "cool", con la música nos estamos convenciendo poco a poco de que tenemos fama y fortuna garantizadas, independientemente del talento natural que tengamos, o creemos en el fondo de nuestro ser que tener una pagina de Internet con uploads sin sentido nos va a dar la popularidad necesaria para triunfar escribiendo. Así somos, por eso nos regimos: En una época estaban de moda los quioscos, en otra ser muy chic y usar anillos pompón, hubo una época en que encontrabas un locutorio por cuadra y mas adelante había tantos cibers como ahora Gridos.
En los '90
había que ser un geek experto en computación y como la generación del 2000 ya tiene ese chip automáticamente instalado ahora debemos ser artistas, no importa que, ya no avergüenza a tus viejos que el chico solo toque el bajo por que ser artista esta bien, bohemio parece ser el nuevo in fashion y volar la nueva realidad.
Probablemente se acabe la moda, no digo los verdaderos artistas, solo la moda, como pasó con los locutorios y como va a pasar, también, con las
heladerías Grido.

jueves, 26 de marzo de 2009

¿Escrito en Runas Mayas?

Cada vez que ordeno mi pieza (acontecimiento que sucede un par de veces al año) me doy cuenta de cuan desordenada soy. ¿Qué digo pieza? Un par de repisas no más hacen que tenga que dedicar un par de horas a separar todas mis cosas en dos amplias categorías "LO QUE SE TIRA" Y "LO QUE SE GUARDA" (siguiendo otra de las nuevas filosofías de mi vieja, esta se titularía como: "Tirar todo lo que no sirva para renovar energías"), lo que demuestra una vez más mi asombrosa capacidad para juntar una increíble cantidad de basura en periodos de tiempo relativamente cortos.
A veces pareciera que es así como funcionan las videntes. Videntes, tarotistas, brujas de magia negra, creadoras de la carta astral o almaceneras de barrio tienen todas una habilidad común que es mucho mas simple y menos misteriosa de lo que parece, saben establecer lo patrones en una persona. No somos todos iguales, nunca fuimos todos iguales. Somos iguales con el google earth, todos somos parecidos desde lejos; de cerca, no. Lo que si tenemos las personas es que seguimos ciertos patrones, por ejemplo las personas desordenadas generalmente tampoco invertimos mucho tiempo en el cuidado personal por ende a las personas que nos presentamos ante una tarotista con puntas florecidas, uñas descuidadas y una cara que no ve una crema humectante hace siglos, la señora, muy hábil en este arte, nos dirá: "Veo mucho desorden en tu vida María" y a la inversa con las personas de aspecto inmaculado, Y: ¡Oh que barbara que es esta tarotista!. Las personas desordenadas también somos impulsivas y contestadoras y a eso también te lo puede decir la que te practica Quiromancia después de una "Lectura a tu mano" (más bien mira si tenes las uñas mugrientas o algo así). Estimo que existen solo siete u ocho patrones por genero que definen algunas características generales de cada uno con los que estos espécimenes atrapan hasta a el mas inteligente, una vez que uno cayó en la trampa y le entrega a estas mujeres su confianza el resto sale solito, cosas que le pasan a todos: "Veo un viaje en tu futuro", "Te traicionaran en los próximo meses", "Embarazo", "Muerte cercana" o "Problemas conyugales" se encuentran entre los favoritos pero también las hay de las mas arriesgadas y descaradas que juegan todas sus fichas a la sugestión y se atreven a predecir cosas como: "Si te comprás un Loro gris Africano ahuyentaras energías negativas", "Estas destinado a tener nueve hijos" o "Estas destinado a vivir en Letonia y no triunfaras viviendo en otro lado".

lunes, 9 de marzo de 2009

A la gente le gustan los gemelos, al sistema le pasa lo mismo.

Lo gracioso de ser mediocres no es que todos usemos la misma ropa, o que vayamos a los mismos lugares. Lo gracioso de ser mediocres no es que nos parezcamos a los "Playmobil" o que compremos todos la misma marca de gaseosa.
Me parece que lo simpático de esta uniformidad del sistema esta en la forma en que hablamos según el rol que desempeñemos adentro de el.
Aunque digamos que sí en realidad la mayoría de nosotros no busca ser original, no busca diferenciarse de "el resto" y mucho menos destacarse, aunque digamos que nos enctaría "No ser uno mas del monton" (frase estupida de persona de poco pensar, ya se) somos una gran masa de personas que podría facilmente compararse con aquel que espera toda su vida ganar el "TeleBingo" pero jamás compró un número.
Para poder explicarme mejor traté de recopilar algunas verdades, también mediocres, sobre esta similitud nauseabunda. Si nunca escuchó usted estas frases de personas que no se esfuerzan es, entonces, por que nunca ha salido de un pozo sin contacto alguno con el exterior:
-Las vendedoras de ropa hablan siempre en diminutivo al estilo de "Esta remerita" o "Tengo un shortcito divino" incluso con palabras que en la vida podrían llevar diminutivo como TOPCITO que es de lo mas común en esa jerga (no importa si mi talle de pantalón es 75 y no quiero una pollerita, quiero una carpa XXXL) y además no importa que les pidas siempre "Están ahí, si querés verlas, ordenadas por color", no existe negocio de indumentaria, boutique o hipermercado que ordene la ropa por talle, al azar o al menos por producto, uno no va a comprar ROPA AZUL o ROPA VERDE, uno va a comprar una remera, un pantalón, un gorro o lo que sea.
-Las mozas siempre van a recalcar obviedades tratándonos de torpes bobos o ciegos como por ejemplo: "Acá les dejo la carta" o "Acá están sus gaseosas chicos" (¿Qué pensás infeliz que no las estoy viendo?) y por si fuese poco si decidís quedarte mucho tiempo van a preguntarte "¿Todo en orden? ¿Necesitan algo?" (la verdad puedo necesitar muchas cosas y no todo esta del todo bien pero sos moza no mi psicóloga así que no molestes).
-No importa si le estás llevando un acolchado de invierno en enero por que tenias ganas de arreglarlo o un pantalón de trabajo un lunes las modistas SIEMPRE preguntarán "Y... ¿Para cuando lo necesitas?" (igual es clavado que no lo tienen para esa fecha, incluso si es tu vestido de casamiento hay que mentirles vilmente a las malditas modistas, si lo necesitas para el sábado a la modista le decimos "Para el miércoles").
-Los profesores se esforzaran por acentuar el primer día de clases que "No importa si no entienden, puedo explicar un tema mil veces si es necesario" para después en el pedido de re-explicación escandalizar, ridiculizar y culpar al alumno por su falta de atención antes de dar un tema por segunda vez el mismo día.
-Los psicólogos empezarán todas las sesiones con la frase "Te escucho"(aunque aveces tengamos la seria sospecha de que esta dibujando claveles o teniendo revelaciones artísticas abstractas en lugar de anotar lo que decimos) o "¿Cómo anduviste esta semana?".
-Los artesanos no pueden evitar pronunciar la frase "Podes levantar si querés verlos bien" cuando uno esta asomando la cabeza por lo menos a medio metro de su puesto, como si creyeran que no apreciamos bien su trabajo desde ahí no mas, aunque fabriquen esculturas tamaño elefante en mármol.
-Los médico siempre van a decir "¿Qué anda pasando?" (incluso si tenés una herida de bala y ven sangre brotar directamente desde de tu estomago).
-Los taxistas siempre hablarán de clima o "de lo mal que esta todo", es cierto que es mejor quedarse callado, pero son sabios y pacifistas estos taxistas que nunca tocan temas como política o religión con el afán de ganarse la simpatía de sus pasajeros.

viernes, 13 de febrero de 2009

Pongamonos serios

En segundo grado tuve una Maestra que era una animal, era bruta y gritona, y sin embargo creo que me enseño una de esas lecciones de las que te acordas despues durante toda tu vida. Cuando Pablo Sosa con sus siete años dibujo una gallina y la pinto de color negro a la "Seño" le dió un ataque, por que claro "No hay gallinas negras" (que en realidad si las hay pero además era de esas ignorantes, ya se figuraran el personaje, se parecía mas a una policia o algo así) y entonces fue que nos lo dijo: "Si no usan el cerebro, se atrofia. Si dejaran un brazo en reposo por un año despues les sería muy dificil volverlo a usar, con la cabeza pasa lo mismo"
Y Pablito rompió en llanto. Ahí creo que lo aprendí, y es incluso mi propia cabeza que cuando esta mucho tiempo en reposo se pone a maquinar y a funcionar por si sola, a tener todas esas ideas, dudas existencialistas y conflictos pesimistas que en primer lugar nunca quise tener.
Supongo que sin esas cosas vegetaría o, peor, caería en esas rutinas automáticas que te llevan como un tren.
Por eso se que nunca voy a ser exitosa, yo elijo no ser exitosa, por otro lado elijo ser feliz. Estuve mucho tiempo con esa idea dando vueltas en la cabeza, la idea del ÉXITO, que es el éxito, de donde viene, como se logra, incluso leí capitalistas libros Norteaméricanos en donde, por supuesto, el exito es sinonimo de dinero (no por que me guste esa lectura si no por que tengo la extraña facilidad de leer lo que sea que cae a mi casa y mi vieja la rara mania de abrirse a nuevas posibilidades espiritistas/filosóficas/materiales cada determinado número de meses).
Llegue a la conclusión de que, por concenso general, nuestra idea de éxito es alcanzar todas nuestras metas, sean cuales sean. Perdon para los libros de autoayuda pero yo no le deseo eso a nadie, ni siquiera a mi señorita de segundo grado, ni a Ximena de Portugues, el día que alcanze todas mis metas tendré menos motivo de existir que la cera depilatoría en un colegio internado masculino y menos ganas de vivir que una recien divorciada que anda por los sesenta.

Y he ahi la cuestion, según yo (que sé menos de la vida que de física avanzada), no podría jamás uno ser feliz siendo completamente exitoso, ser exitoso te pone en una meseta, ya no podés hacer mas nada en el momento en que admitis que ya cumpliste todos tus sueños. Parte de la felicidad radica en eso, tal vez, en ir alcanzando metas y en proponerse nuevas y estar en constante movimiento , estar insatisfecho para valorar esos momentos de satisfacción.

martes, 27 de enero de 2009

El Paciente

Desde que tengo algo así como 11 años e instalaron un ciber cerca de mi casa, desde que tengo vida virtual, desde que entraba a paginas de chat plagadas de peruanos y mexicanos, y por sobre todas las raras subespecies que ofrece internet, incluso sobre los "Chamuyadores de msn" que ya son una plaga odiosa, existe en la comunicacion via chat el "Eterno Paciente".
A diferencia del chamuyador el Eterno Paciente tiene otro peligro latente y es que con El Paciente uno, en un principio, se encariña o el equivalente para cariño en una persona que dice tener 17 años y ser de Córdoba pero que bien podría tener 43 y ser de Turquía . Te manipula y engatusa y lejos de ser alguien con quien tuviste una tórrida relación amorosa procedo a explicar QUIÉN ES el paciente. Peores que los virus resultan mas desubicados que cúbitos de jamón crudo en helado de dulce de leche aunque ya estemos acostumbrados a su zumbeante presencia en el messenger. Llamo paciente al Paciente por que es el el que se auto-posiciona en ese lugar poniéndolo a uno automaticamente en el otro lugar, el de psicólogo tratante.
Tal vez en sus vidas dirías Los Pacientes son personas muy alegres que regalan carcajadas y viven tirando flores y regando alegrías en los geriatricos y hospitales pero en el messenger no solo son molestos si no que son encarnaciones de Emo que no tienen espacios de felicidad.

No importa si los problemas de Los Pacientes son grandes o chicos (puede ser Huerfano y obligado a prostituirse por su tutor con un látigo o bien puede ser una flogger malcriada que no tiene chupines de los siete colores del arco iris y sufre por ello) por que independientemente de sus problemas todos tienen la fatalista característica común de hacerte sentir que están realmente sufriendo y que DEBÉS escucharlos.
Una amiga me dijo una vez "Vos tenes un imán para la gente así" y yo digo que no, que todos al final son un poco así, que a todos les gusta contarles sus problemas a desconocidos incluso si en el fondo saben que a nosotros, los obligados psicólogos tratantes, no nos interesa ni un poquito.

lunes, 5 de enero de 2009

¡Mensaje de Año Nuevo!

A la mierda con los pesimistas, deprimentes personajes que lo único que dicen el primero de enero a las 12:01 con una sidra barata es: "Espero que este año sea mejor que el anterior"; "Año nuevo vida nueva" o "Comi mucho lechón y vino, quiero vomitar". Hace unos dias yo termine el que posiblemente sea el mejor año de mi vida (al menos hasta ahora, a lo mejor me surge la posibilidad de viajar al espacio con Jude Law y Adam Brody en el 2017 y eso superaría aunque sea por un poco a este 2008).

Las personas que no tienen mas que quejas al final del año pueden ser muy molestas, mi abuela puede ser una de ellas pero a mi abuela se lo aceptamos por que es una de esas personas que no tiene mas que quejas durante todo el año, nadie espera mas de ella. Pero estan esas otras personas que viven, como todos, con las molestas caidas que te raspan las rodillas y te dejan moretones y con los inevitables momentos de brillante felicidad con carcajadas y todo para que visto desde afuera quede bien pelotudo.

Esa debe ser la diferencia fundamental entre optimistas y pesimistas. No importa como puedas predecir una situacion si no lo que te puedas acordar de una epoca. Supongamos que en septiembre del 2006 se murió tu tía y te ganaste una beca, no hace falta remarcar (con todo respeto a las tias que padecieron una fallida cirugia de senos o se olvidaron de revisar los frenos del auto) que van a decir de septimebre del 2006 los optimistas en el 2010, estamos de acuerdo entonces que la diferencia entre optimistas y pesimistas esta exactamente en que se acuerda uno al final de cada año.

Empezar un año nuevo se trata de esas cosas, jamás vamos a tener un año mejor que el anterior si pensamos que el anterior fue una porqueria. No se por que pero afirmo con toda convicción que la ley debe funcionar asi. Es como ir a un boliche pensando que la vez anterior te vomitaron la remera o ir de vacaciones a los 21 pensando que cuando fuiste a ese lugar a los 13 te agarro diarrea por haber tragado tanta agua oceanica.

Yo por mi parte presiento que va a ser un muy buen año, por lo genial del anterior, si, pero principalmente por que quiero que así sea.

¡Feliz 2009!

viernes, 19 de diciembre de 2008

Aveces me pongo sentimental, solo por un rato

Acá va el discurso de la colación, egresarse no es cosa de todos los días...


Se que, en la mayoría de los casos, hacerlos llorar no sería difícil, no por que yo tenga habilidades sobre naturales para que a la gente se le piante un lagrimon, si no por que en épocas como esta estamos todos mas sensibles que bebé al que le están por salir los dientes o chica púber a punto de hacerse señorita.

Y es que la frase “terminar una etapa de la vida” suena tan cursi y vacía que inmediatamente después de decirla se pierde el sentido de lo que se quiere transmitir.

Por eso terminar el secundario reúne todas las características de "terminar una etapa vieja y empezar una nueva" y sin embargo lo siento como algo totalmente diferente.

Para mi es mas que eso, y para todos los que ahora estamos en sexto creo que también... Terminar el secundario es abrumador, es exigencia, es crisis existencial, es la respuesta a tus plegarias de "no aguanto mas el colegio" pero también la mejor forma de enseñarte cuanta razón tiene la frase "cuidado con lo que deseas".

Lo que pasa es que no importa cuantos deseos de tortas de cumpleaños desperdiciemos en el futuro pidiendo volver a sexto año es muy poco probable que lo logremos. Por que de eso se trata, dicen los que saben, y los que no saben pero que, como yo, repetimos frases: De cerrar puertas y empezar nuevos caminos. Pero lo importante es lo que paso todos los días y se ve en cada cosa, lo importante son las caras de pollitos regados con una manguera que teníamos en primer año cuando éramos chiquitos pero nos sentíamos grandes, que me invita a jugar con la idea de que ahora que nos sentimos grandes a lo mejor no lo seamos tanto.

Y puedo asegurar que aprendimos y es que no se trata de teoría, se trata de práctica, esa cosa que nos hace tan nosotros, eso de que parezca que no nos importa nada pero en realidad si, esa particular característica del curso de haber agrupado por casualidad al mayor numero de seres humanos discutidores al extremo jamás antes visto, y es que el colegio no es solo lo que quisieron transmitirnos si no, mas que nada, lo que pudimos tomar, y antes de que de que me salga una frase del tipo "lo que logramos llevarnos en nuestros corazones" y me entren unas irreprimibles ganas de rebanarme las venas con un espárrago creo que podría dar una explicación menos convencional de lo que pasa ahí, adentro nuestro y de por que, para mi, es tan complicado despedirme de cosas como ustedes.

Estar en un curso es como vivir todos juntos en un monoambiente, es hacinarse durante seis años, es conocer lo que van a decir los otros. Estar en NUESTRO curso es muchas otras cosas, es el rincón del amor a la derecha, las arpías al medio y los artistas creativos a la izquierda. Nuestro sexto es gritar en los recreos, gritar en horas de clase y enloquecer profesores, nuestro sexto son los chicos golpeándose. Nosotros somos eso, Empezando por juntar boletos, tapitas, organizar rifas o vender tortas; desde el edificio con goteras hasta este, que habla por si solo; desde los olores raros que dejaban en el aula entre segundo y tercer año, hasta la destrucción de las casitas de barro. Y podría pasarme un par de horitas hablando de todas esas cosas que somos, hablando de sus alientos matutinos o de cuanto me molestó verles la cara en contra turno, o hablando de cuanto me gusta que sean tan parte de mi o cuantas veces he llorado de la risa a la mañana. Y en este inesperado rapto de nostalgia, que hasta a mi me sorprende, visualizo a cada uno de nosotros en un futuro lejano, veinte o treinta años más tarde. Un futuro en el que quizás quede mucho, poco o casi nada de lo q somos ahora e imagino que, seguramente algo de estos años que compartimos va a dejar su huella…

Pero es preferible que deje de hablar como si sexto fuese una tía de tu abuela que se murió, por que en este velorio de nuestro secundario no entran los "Era tan bueno" por que vivir de recuerdos y lamentos es malísimo, es que solo nos queda esa eterna promesa de egresados de "No nos dejemos de ver"; ese cosquilleo gracioso que vamos a tener por un tiempo cada vez que pasemos por este edificio y esa sensación que tuvimos todo el 2008, eso de que nos quedamos, nos quedamos un poquito en cada lugar por que el milenio es tan nuestro como nosotros somos de el. Si, nos quedamos por que la tercera es la vencida, por que ya lo cantamos muchas veces para que quede claro, las letras no son muy complicadas, sexto si esta y sexto no se va.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Navidad, un mal ¿Innecesario?

Al final somos todos como nuestras abuelas, a partir de los no se cuantos empieza la verborragia de recuerdos cada vez que tenemos la oportunidad y la frase "Cuando yo era chico..." encabeza nuestras charlas de una manera que aumenta en forma directamente proporcional a los años.
Creo que llega un momento en el que nos hacemos "mas grandes", los letrados dicen que es cuando empezamos el secundario, las abuelas dicen que es cuando podemos limpiar la casa solas, los médicos dicen que es cuando te salen pelos "ahí", las madres dicen que cuando tengamos el primer novio y los padres celosos creen que recién después de los 21 años (o más). Todos están equivocados, en un radical error, el momento en el que uno tiene el titulo de mas grande no tiene, tampoco, nada que ver con esas navidades en que las parientes lejanas dicen frases como "Que alta que esta la nena" o "Te acordás de mi? Yo te conocí cuando tenias seis meses" (y, ¿A vos que te parece vieja infeliz?). El momento en que nos hacemos mas grandes empieza la primera vez que comenzamos una frase con "Cuando yo era chica..." dejando bien en claro que uno en la categoría de chico no entra mas. También te sentís incomodo con las nuevas partes de tu cuerpo, empezás el secundario, somos capaces de limpiar el inodoro, y aborrece uno las navidades con ESAS parientes.
Ya deje muy en claro que los parientes no me molestan en lo absoluto, tampoco me molesta el 24 de diciembre, lo realmente molesto es Navidad, 4, 5 o hasta 6 parientes lejanos la misma noche. El sentimentalismo navideño, la gente histérica consumiendo sin sentido a precios que van a bajar la semana siguiente, los maratones de películas navideñas, las ediciones navideñas que ARRUINAN buenas películas animadas, chiquitos molestos, que son como las plagas, aparecen nuevos todas las navidades aparentemente, dice la gente yo no tengo nada que ver, son como los gusanos: surgidos de la tierra húmeda. Con los nenes chiquitos y los viejos molestos me pasa igual que con los perros: Me resultan insoportablemente molestos cuando no están relacionados conmigo en forma directa. Todo el ambiente navideño ya esta bastante pesado, lo bueno es que mis tíos dejaron de ponerse ese traje de Papá Noel, gordo mal nacido, los tíos de por si son un problema navideño, durante el año esta bien que existan pero la categoría de "Tío" (que no solo son los hermanos de tus viejos si no cualquier tipo de pariente lejano que te doble en edad) esta sobrevaluada en navidad y es que nunca faltan esos tíos "buena onda" que terminan borrachos y largando verdades, como tampoco faltan los conflictos con el tío que no vino, el que vino a ultimo momento que invitaron por lastima y al que nadie quiere invitar por que tiene como 17 hijos revoltosos.
Tengo buenos recuerdo de la navidad... Pero lo lindo de navidad era creer en Papá Noel... Eso pasa: Navidad era linda "Cuando yo era chica...".

jueves, 20 de noviembre de 2008

Si usted nunca se ha deprimido entonces no ha vivido

Creo que aveces soy un personaje muy deprimente, o al menos suele haber muchas cosas que me deprimen.
Lo que realmente creo es que las cosas que nos deprime, y siguiendo esa tendencia de agrupar y organizar, podrían clasificarse en dos o tres grandes grupos: Estan los mas conocidos que son esos que nos duran por un tiempo, nos dejan un gusto amargo y son trstisimos de relatar como la muerte de algun conocido, que se acabe el pan y las galletitas o los domingos a la tarde.Y estan esos otros, cosas que me deprimen solo momentaneamente, que su recuerdo evoca en mi un halo depresivo, son solo COSAS y las sumo a una rigurosa lista de vez en cuando, cuando las descubro. Como escuchar futbol por la radio los domingos, el cuarteto, las peliculas sentimnetalistas, las de guerra, que haya fideos un domingo, la música folclorica, LV3, el guiso de lentejas, la palabra "complicado" o la frase "Tenemos que hablar". No se que clase de reacción química causan en mi elementos como esos pero lo cierto es que su mención o su presencia hacen de mi existencia algo mas miserable por un ratito. Son fijas, no cambian y estan ahi para recordarme cuan de buen humor me ponen esas otras cosas como las siglas OVNI: Decir Obejto Volador No Identificado, ESA musica, imaginarme como eran los viejos cuando eran chicos, meter el dedo en la crema de las tortas de cumpleaños, reventar las bolitas de aire de las bolsitas protectoras, que sea feriado o encontrarme plata tirada.

lunes, 17 de noviembre de 2008

He aqui un egocentrismo aburrido... (no soy una completa inutil, al menos sirvo de mal ejemplo)

Empezar una carta de presentación con mi nombre, mi edad, y el lugar de donde soy tiene, la verdad, menos sentido que estar despierto un domingo a las 9 de la mañana. Por empezar a nadie le gusta su propio nombre, decir la edad suena muy a personas que solo se preocupan por los números y el lugar, bueno, conozco a muy pocos que han vivido toda su vida en el mismo. A lo mejor ayude hablar sobre lo que no soy, o sobre lo que nunca seré, y es que a veces me preocupa tener tantos problemas psicológicos, ser tan buena para nada, no saber tocar ningún instrumento musical, no saber jugar a ningún deporte o no tener ninguna habilidad sobrenatural, como la tarotista que le tira las cartas a mi abuela o un señor milagroso que vive en el norte y cura las enfermedades el Día de San Pantaleón.
Me preocupa descubrir que al final soy demasiado practica para ser psicóloga, muy realista para ser artista, un poco insensible para profesora, espero demasiado de la vida para ser empleada de la cooperativa de agua, y no tanto como para ser una gran actriz, desorganizada para contadora, tengo demasiados valores morales para ser prostituta pero tampoco tantos como para ser monja (eso si apartamos también que carezco de sentido religioso).
Llegar a tener esa cantidad enorme de defectos no fue tarea fácil, o si por que a decir verdad las cosas en la vida nunca me costaron
mucho, aunque no siempre fui feliz (todos tenemos algún pasado oscuro, o al menos una desgracia de esas que tratas con el psicólogo cuando creces) desde que aprendí a leer a los cuatro hasta hoy que estoy terminando el secundario el colegio no presento dificultad alguna.Pero la verdad es que aveces me asusto de cuan poco tengo que ver conmigo misma, cuanto de todo soy y cuan poco únicos somos todos
, son otros los que tienen mas que ver conmigo, mas que yo misma incluso. Son ellos los que me dicen las cosas que de verdad importan, lo fundamental para definirme a mí, como que soy María Centeno, tengo 18 años y vivo en Río Ceballos.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Sobre el sudor de cerdo del gimansio y otros pormenores

Estaba hoy en el gimnasio y me di cuenta de cuan difícil es encajar, ahí rodeada de esculturales mujeres que no descansan ni un minuto, amas de casa que siempre hablan del cuerpo de sirena atlántica que tenían "antes de los embarazos" y viejas gordas que creen que adelgazaran fruto de charlas con sus amigas que, casualmente, también son viejas gordas. Y al medio, al fondo me paro yo que soy de esas que todos los años desde que tiene catorce años, en manotazos de gato ahogandose en una pileta olímpica se desespera al ver los estragos que el invierno hizo con su cuerpo y decide RETOMAR, definitivamente no pertenezco a ninguno de los grupos, no pienso hablar de las amas de casa pobres mujeres ya han sufrido demasiado rechazo de mi parte, son respetables no hay razón para defenestrarlas. Pero empecemos en ¿Por que no pertenezco al grupo de mujeres con cuerpos de super-modelo venezolana? Podría mentirme y decir que la genetica esta en mi contra o que tengo, no se... HIPOTIROIDISMO pero lamentablemente no es cierto, lo cierto es que si yo fuera una de las "Super-modelos Venezolanas" no iría al gimnasio, me quedaría en mi casa comiendo papas fritas y esa es simplemente la única razón por la que nunca voy a ser una de ellas.
Finalmente están las viejas gordas, que además de la obvia brecha generacional que me impide pertenecer a su grupo, esta eso de que si yo fuera una vieja (doy por sentado que voy a ser gorda) NO IRÍA AL GIMNASIO, no existiría ni la mas remota posibilidad de que deje mi juego de chin-chón, mi programa de la siesta, mi novela de la tarde, mis pastillas de la presión, mis horas de pensar de que quejarme o cualquiera de esos destinos inevitables que azotan a la tercer edad para ir al gimnasio que en mi opinión es un sacrificio, y esa es simplemente la razón por la que tampoco puedo hablar y mucho menos pertenecer a las viejas gordas.
En realidad esas clases "Aeróbicas" (que es una palabra que suena a cualquier cosa menos a transpiración y cansancio, es otro vil engaño. "Aeróbico" es mas bien agradable, como volar) y "Aerobox" (otra vez la palabra que te hace pensar en volar, hasta que caes al piso de forma terrible cuando te das cuenta que estas muy lejos de eso) no les pego una, mas bien me pongo a pensar en por que el jugo Tang antes venia en frasco y se preparaba con cucharas como la chocolatada, por que tantas cosas buenas tienen que ser cancerigenas o si existe alguna fuerza superior o somos todos una gran nada sin objetivo de ser (probablemente sea por eso que no le pego una) Es en uno de esos pensamientos de gimnasio (estara el gimnasio convirtiéndose en el nuevo colectivo? ese lugar intimo al que uno le dedica los pensamientos mas pelotudos) en donde me di cuenta que no se en que momento deje de tomar leche con Nesquik. Supongo que hay cosas que son así, hay cosas de las que se puede precisar exactamente la fecha en que se terminan, como el Shampoo, el detergente, el año escolar o el vencimiento de la factura del cable. Pero hay otras cosas como el jabón, los cambios estacionales o el crecimiento mental que no tienen SU MOMENTO lo que no le quita importancia (todos sabemos lo terrible que puede ser que se acabe el jabón, aunque pensándolo bien los jabones son como las gomas de borrar nunca vi una que durara hasta el final. Siempre aparece una nueva o se pierde la anterior antes de terminarse). Crecer es así también, puedo precisar el día en que "Me hice señorita" (especialmente por la odiosa costumbre de las madres de contárselo emocionadas a todos los parientes y amigas como si se tratara de algo maravilloso) pero creo que aún no se, o no puedo precisar en que momento exacto deje de ser una infante que toma Nesquik y come Pan con manteca y azúcar que por supuesto es un manjar de la naturaleza que debería estar considerado por chefs de cocina internacional.